Cuando hablamos de mejorar el posicionamiento SEO siempre se nos viene a la mente el contenido, las palabras claves, el linkbuilding, Google tag manager, etc. Pero, además de estos factores, existen muchos otros que también tendrán gran efecto, y uno de los más importantes es la velocidad de carga del sitio web.

Por este motivo, en el artículo de esta semana os traemos una serie de consejos que quizás no habías tenido en cuenta a la hora de crear tu sitio web para conseguir una web con una velocidad óptima que te ayudará en tu posicionamiento web.

1.       Optimización de imágenes

2.       Proveedor de servicios

3.       Redirecciones

4.       Aprovechar el almacenamiento en cache de los navegadores.

5.       Minificar archivos

web-torneo

A continuación, repasaremos cuales son las recomendaciones a seguir en los diferentes apartados y  dónde debemos prestar mayor atención.

1. Optimización de imágenes

Uno de los fallos comunes en un sitio web suele venir de la mano de las imágenes, en concreto, por incorporar a nuestra web imágenes no optimizadas y adaptadas a las diferentes resoluciones.

En la carga de imágenes para el sitio web intervienen varias características que tenemos que vigilar de cerca y son:

-          Usar el formato adecuado. Png si necesitamos transparencias (logos, vectoriales...), jpg si hablamos de fotografías.

-          Una buena optimización de imágenes consiste en reducir el tamaño de esta sin perder calidad. Hoy día existen muchas herramientas para lograrlo fácilmente.

-          El tamaño de la imagen (está estrechamente relacionado con el peso de la imagen) en cualquier caso, nuestra recomendación es que si la imagen va a ocupar un tamaño concreto de 100x100 píxeles por ejemplo, lo ideal seria subir la imagen con ese tamaño.

Con estas recomendaciones conseguiremos incluir en nuestro sitio web imágenes de calidad adaptadas para no perjudicar el tiempo de carga y restar posicionamiento, o paciencia a nuestros usuarios.

2. Proveedor de servicios

El hosting es otro de los factores que debemos seleccionar correctamente a la hora de alojar un sitio web. Con tantos proveedores de hosting a veces puede ser difícil elegir el más adecuado. Nuestra recomendación es que evites los clásicos hosting gratuitos o compartidos y que te lances por una opción dedicada donde poder sacar el máximo partido.

Por ejemplo un hosting de gama media o baja puede colapsar con la conexión simultánea de muchos usuarios. Si nuestro proveedor no nos ofrece alternativas habría que estudiar un cambio para elegir otro que se adapte a nuestras necesidades.

3. Redirecciones

Minimizar las redirecciones y usarlas correctamente conseguirá darte mayor velocidad de carga.

Especial atención a la redirección 301, es una redirección permanente de una URL a otra, asegúrate de usarlas cuando quieras sustituir enlaces obsoletos sin perder autoridad de cara a los bots de Google.

Por ejemplo, cuando aplicamos una redirección 301 a una URL que ya está posicionada, la próxima vez que el robot de Google visite esa página, entenderá que la URL ya está obsoleta y la sustituirá por la nueva URL a la que apunta la redirección. Un ejemplo claro es cuando adquirimos un certificado SSL y queremos redireccionar todas nuestras urls http a https sin afectar al posicionamiento.

Además de las redirecciones 301 caben destacar por supuesto los errores 404 y el código de estado 410. También conocido como “redirect gone”. Significa que esa URL ya no existe o ya no está disponible.
Se trata de una dirección web que ha sido eliminada, a diferencia del error 404 que nos informa que no está disponible, el 410 nos indica que no está disponible ahora ni nunca.

4. Aprovechar el almacenamiento en cache de los navegadores

Nuestra web está formada por archivos donde, en ocasiones, algunos de ellos es raro que cambien a corto plazo. Con lo que sería un gasto de recursos inútil pedirlos una y otra vez al servidor.

Por ello se puede definir para cada tipo de fichero una “fecha de caducidad”, si esta fecha no está cumplida, el archivo se cargará desde el almacenamiento interno del ordenador del usuario. Aumentando de esta forma la velocidad de la carga de la página web.
De este modo evitamos una petición y transporte innecesario de información desde el servidor.
En el caso de que el fichero este caducado, si se realizará la petición y se actualizará su fecha.

Es la caché del navegador la que se encarga de guardar una copia de esta parte de la página “inmóvil” para mostrarla al usuario más rápidamente cuando éste visite la web nuevamente.
Por ello especificar un tiempo mínimo de caducidad alto para las imágenes y archivos de tu web que no suelen cambiar, es una buena práctica para mejorar la velocidad de carga de tu web.

5. Minificar archivos

Con el fin de reducir el tamaña de los archivos CSS/Javascript e incluso HTML es una buena práctica minificar estos recursos para que así sean transferidos más rápidamente.

El proceso de minificado se encarga de eliminar caracteres no necesarios para que nuestro código se ejecute correctamente, tales como espacios en blanco, comentarios, etc.

recomendaciones-web

Todas estas recomendaciones, ademas de muchas otras, te ayudaran a mejorar la velocidad de carga de tu web, contribuyendo a una mejora de la experiencia de usuario y una mejora del posicionamiento SEO.

Tanto en la creación de un sitio web como su optimización es importante disponer de un mantenimiento de estructuras y procesos que ayude a un funcionamiento óptimo de la web. Si necesitaras ayuda para conocer más acerca de estas recomendaciones o analizar si tu sitio web las cumple, puedes ponerte en contacto con nosotros aquí.