Hoy os traemos un artículo más a nuestra serie de contenidos orientada a la nueva situación que está viviendo la población mundial con motivo de la pandemia de Covid-19. De esta ha derivado el confinamiento de toda la población mundial y poco a poco nos vamos sumergiendo en lo que será una nueva crisis económica, de la que se espera una recuperación más rápida que la vivida en Europa hace pocos años y con menos efecto en el largo plazo.

Se prevén perdidas millonarias a nivel global, aunque algunos sectores estén viendo multiplicadas sus ventas y haciendo su agosto particular (“coronagosto”), con una repercusión a nivel global que deberá tratarse de frenar con nuevos planteamientos en las compañías.

1.       El efecto de la crisis en los diferentes sectores

2.       La importancia de la digitalización

3.       Las consecuencias en el medio y largo plazo

En España ya se cumple un mes desde que se decretara el Estado de alarma, donde muchas empresas vieron que sus ingresos de actividad se redujeron a cero en muchos de los casos, en función del sector de actividad, incluso muchas otras durante los días previos ya vieron como sus rutinas de actividad se iban viendo fuertemente modificadas.

Esta situación que estamos viviendo ha obligado a muchas empresas a buscar la fórmula que ayude a salvaguardar la situación, mientras que a otros les ha obligado a modificar sus procesos para soportar la gran demanda adaptarse a las nuevas condiciones de trabajo. Por ello, durante esta crisis solo existen dos opciones para el ecosistema empresarial, renovarse o morir y en este artículo te contamos nuestra visión.

1. El efecto de la crisis en los diferentes sectores

Hay determinados sectores donde los efectos negativos de esta crisis será prácticamente irremediable revertir manteniendo la misma base del negocio como es el caso de los servicios turísticos, restauración u ocio. Aunque se pueda realizar alguna actividad que mantenga un servicio mínimo de algunas empresas, difícilmente podrán mantener el nivel de ingresos y ganancias de su actividad normal.

Por otro lado, llevamos semanas detectando el ir y venir de tendencias de consumo que surgen entre la población durante este confinamiento y que hace arrasar determinados productos en varios sectores, mientras otros mantienen un crecimiento progresivo y estable. Por ejemplo, podríamos comentar los ya conocidos de papel higiénico, material de protección o desinfección para uso particular, y añadir otros como la harina, levaduras, cerveza, juegos de mesa, material deportivo, etc. En muchos de los casos el crecimiento de la demanda ha sido tal que algunos productos se han convertido en verdadero oro, como por ejemplo el tema de la harina, rodillos de ciclismo para entrenamiento indoor o el papel higiénico al principio del confinamiento.

pan-torneo-1

En definitiva, el sector ecommerce para segmentos de productos de uso en el hogar se ha tenido que adaptar rápidamente a la alta demanda, adaptando sus condiciones de trabajo al mismo ritmo que sus pedidos no han parado de aumentar. Por otro lado, sectores de venta mayoritaria al público han tenido que adaptar sus sistemas para ofrecer sus productos de manera online, siendo reseñable en la restauración la de negocios que han incorporado el servicio a domicilio en su oferta.

2. La importancia de la digitalización

Sin duda alguna podríamos decir que una de las grandes líneas de adaptación a la situación que estamos viviendo es la digitalización o adaptación de procesos al entorno digital.  A muchas empresas esto le ha pillado por sorpresa teniendo que hacer una rápida adaptación a los formatos de teletrabajo, trabajo en la nube y servicios telemáticos, siendo mucho más llevadero por empresas del sector digital y por aquellas que ya implantaban estas metodologías de trabajo con anterioridad en busca de aumentos de productividad.

También nos atrevemos a destacar que la adaptación de las empresas al sector digital debe ser, y es en muchos casos, la herramienta más importante para adaptarse correctamente a los tiempos que corren. Son muchas las aplicaciones que podemos encontrar para prestar correctamente los servicios de muchos sectores y mantener nuestros niveles de actividad. Aunque obviamente hay muchos otros trabajos que están fuera del alcance digital y, por tanto, obligados a la recesión.

La digitalización también debe acompañarse de una reformulación de los servicios ofrecidos, manteniendo nuestro valor en el mercado a pesar de prescindir de la presentación de servicios presenciales. Además con este aumento del trabajo en línea, se está prestando más atención a algunas áreas antes olvidadas como la ciberseguridad o mejora de las conexiones.

digitalizacion-torneo

3. Las consecuencias en el medio y largo plazo

Dentro de este entorno de noticias negativas que nos tiene sumergido el Covid-19, tenemos que tratar de buscar los aspectos positivos que quedarán en muchos casos para el largo plazo, ya que como se suele decir “Las crisis son oportunidades”.


Uno de estos aspectos positivos será sin duda la mayor importancia que adquirirá el teletrabajo en muchas empresas, ya que España era uno de los países donde menos se daba esta tendencia que ha ido aumentando cada vez más. Por otro lado, podríamos decir que la digitalización de los procesos en la mayoría de las compañías mejorará la productividad y eficiencia de sus actividades, permitiendo una organizada y atenta respuesta a sus clientes.


Sin duda, esta digitalización obligada ha ayudado a muchas compañías a descubrir lo importante que es el sector digital y mantenerse presente en el mismo. En estos casos esta adaptación y mejora de la presencia digital hará que la vida de muchas empresas se alargue considerablemente. Además, en estos tiempos de trabajo desde casa muchos empresarios aprovecharán para reflexionar sobre la importancia del cambio en sus empresas y su adaptación al entorno de cara al futuro.

Otro de los aspectos positivos que podemos extraer de esta situación es la aceleración que han venido experimentando algunas compañías con el aumento de la demanda en sus sectores, suponiendo un gran impulso a empresas que normalmente tenían una demanda muy lineal y que les permitirá una mejor expansión en el largo plazo.

Por último, destacar también las nuevas oportunidades de negocio que se han generado a partir de esta crisis sanitaria y otros que han sido descubiertos por los usuarios al potenciarse este tipo de necesidades, como pueden ser, servicios de asesoría empresarial online, teleasistencia sanitaria o la impresión 3D.

Esperamos que hayas podido repasar con nosotros los puntos que están marcando el ecosistema empresarial y que, con ello podamos reflexionar sobre los nuevos cambios y los tiempos a los que tenemos que adaptarnos.