El marketing de influencers es un tipo de negocio nuevo y cada vez más en auge, de ahí la importancia de tener claras las pautas principales para que su puesta en marcha sea efectiva y exitosa. Así pues, contestando a la pregunta si vale la pena apostar por el marketing de influencers, la respuesta es sí, siempre y cuando se planifique una estrategia que tenga en cuenta muchos factores:

  • El influencer
  • El público
  • El mensaje.

KPIs para elegir al influencer perfecto

El primer paso es elegir al influencer y para ello hay que llevar a cabo una serie de análisis. La semana pasada, IAB Spain ha publicado el Libro Blanco de Marketing de influencers, donde,  entre otros aspectos, se analizan las principales métricas que hay que tener en cuenta antes de seleccionar un influencer:

  • Tasa de credibilidad, obtenida de la división entre el tamaño real de la comunidad y el tamaño total de la comunidad, cuyo resultado se multiplica por 100. Este dato es clave para confirmar que el influencer impacte sobre un público real.
  • Tasa de alcance real, obtenida de la división entre el alcance y el tamaño total de la comunidad, cuyo resultado se multiplica por 100. Este dato, en cambio, mide el porcentaje de los followers del influencer alcanzado por una campaña en concreto.
  • Tasa de engagement, obtenida de la división entre el engagement y el alcance, cuyo resultado se multiplica por 100. Este dato es un indicador clave de éxito, ya que mide la interacciones voluntarias de los followers del influencer con una campaña en concreto.  
  • Tasa de vídeos vistos completos, obtenida de la división entre el número de vistas hasta el final del vídeo y el número de vistas, cuyo resultado se multiplica por 100. Este dato mide el porcentaje de followers que han visto el vídeo entero, lo cual dice mucho acerca de su calidad.
  • Tasa de retención, obtenida de la división entre la duración media del visionado y la duración del vídeo, cuyo resultado se multiplica por 100. Este dato permite indicar si un mensaje ha sido percibido dependiendo de su posición en el muro.
  • Tasa de patrocinio, obtenida de la división entre las impresiones patrocinadas y las impresiones totales, cuyo resultado se multiplica por 100. Este dato es significativo a la hora de comparar las impresiones generadas gracias a campañas patrocinadas con las orgánicas, permitiendo las primeras maximizar los resultados y difundir a gran escala su contenido.

Así pues, ante la gran expansión de los influencers, hay que tener mucho cuidado, ya que serlo no significa simplemente presentarse como tal o tener un número elevado de seguidores, sino tener un real impacto en el propio público, sea cual sea su extensión.

Ahora bien, la elección del influencer perfecto no debe, bajo ningún concepto, reducirse al estudio y análisis de las métricas detalladas anteriormente. De hecho, no hay que olvidarse lo más importante: analizar su público, es decir, investigar para quién es esta persona una influencia y, una vez detectado, preguntarse si este es compatible con el público de la marca que se quiere publicitar.

Además, los influencers pueden llegar a influir mucho en su público, sobre todo si son capaces de entablar una relación cercana con los seguidores. El resultado es que estos, en búsqueda de recomendaciones fiables, acaban confiando en ellos, ya que se sienten tratados como amigos.

En definitiva, el marketing de influencers constituye una vía de comercialización con un gran potencial, pero a la hora de diseñar una estrategia, es de primaria importancia tener en cuenta tanto al que influye como (y casi que sobre todo) a los influidos.

¿Estás interesado en incluir este tipo de acciones en tu estrategia de marketing?

¡Contáctanos!, estaremos encantados de ayudarte.