Esta red social quizás ni os suene, no os culpo. Fue una historia breve, como el fulgor de una bengala de fiesta.

Trasladémonos en el tiempo al año 2008. Para entonces la red social que mandaba en España era Tuenti, pero Facebook ya estaba cogiendo bastante fuerza, tanta que no tardaría en quitarle el liderato a Tuenti en este país.

En ese momento, alguien de telefónica piensa que no hay que dejar pasar esta gran oportunidad y deciden crear su propia red social, Keteke. Con una inversión inicial de 10 millones de euros.

Me encantaría poder deciros qué era o cómo era, pero no tengo ni idea ni conozco a nadie que la tenga. Si tienes a un amigo que tuvo cuenta en Keteke seguramente sea el mismo que te dijo que vio el vídeo de Ricky Martin y la mermelada en los 90.

La gracia de esta historia no es que fracasara. Grandes compañías como Google también fracasan y no pasa nada, de todo se aprende. La gracia está en como lo hizo.

Parece que tecnológicamente no estaba mal, salvo matices como que había que registrarse con el número de teléfono (en esa época no se llevaba) el problema principalmente radicaba en su estrategia de comunicación, los canales elegidos y que no habían hecho un buen análisis de mercado.

¿Pero qué es lo que hicieron?

Entre otras acciones:

Contrataron a Paris Hilton y la trajeron a Madrid, para cenar con el ganador de una competición de seguidores entre Berto Romero y Miki Nadal. Anunciando la competición con narices de payaso verdes en sus respectivos programas y monólogos.

También hicieron una agresiva y polémica campaña de spam en twitter, aún casi en pañales.

Además de “acciones de guerrilla” en el entorno universitario Español:

  • Repartieron cuatro millones de narices de payaso de color verde. Se  instalaron unos contenedores que incluían 2.000 narices embolsadas acompañadas de un mensaje.
  • Se pintaron mensajes en las pizarras invitando a los estudiantes a entrar en la red y participar en un sorteo, en el que la marca regalaba un crucero por Ibiza para 150 personas. Optaban a este premio, todos aquellos que consiguieran reunir 149 amigos en su perfil. El ganador se llevaría a estos 149 amigos de viaje. Para apoyar esta acción, también se pegaron Post-it en las mesas de las clases.
  • Contrataron 80 universitarios “infiltrados” de Keteke para que hablasen de esta nueva red social, y que pudieran probarla y enseñarla a sus amigos y compañeros. Para ello, se les regaló un móvil Samsung con una “demo” de la red.
  • Por las noches, varios comandos de chavales recorrían las zonas de marcha      regalando narices de payaso e invitando a participar en el sorteo.
  • También se crearon falsas portadas en la Gaceta Universitaria.
  • Etc…

Todo esto sólo sirvió para que en un breve espacio de tiempo vieras Keteke hasta en tu libro de familia, pero que a los pocos meses nadie se acordase de la red social. Su declive fue casi tan rápido como su promoción. A principios del 2010 se convirtió en un portal de noticias para jóvenes y finalmente siendo cerrado a lo largo de ese año.

El problema fue que llegaron tarde, cosa habitual en telefónica, y entonces creyeron que se podía crear una red social desde arriba a golpe de talonario, cosa que demostró ser un error.

Además, la idea de telefónica se viene repitiendo de manera más o menos sutil desde los módems de 56kb. Realmente, Telefónica lo enfocaba todo durante esos años en crear una comunidad-nicho a la que venderle sus productos, quizás no entendieron qué era o debía ser una red social o simplemente no quisieron entenderlo.

(La construcción de la nariz para Berto fue uno de los detonantes de la crisis del 2008 tras desabastecer de plástico el país y tener que endeudarnos en los mercados internacionales para reaprovisionarnos)

Me encantaría decir que actualmente Keteke sobrevive como soldado de fortuna y que si alguna vez te los encuentras quizás puedas contratarlos, pero hoy keteke.com es un portal aparentemente de dropshipping.

Triste historia que además nos hace un poco de spoiler de lo que pasó con Tuenti a posteriori.

En otra ocasión comentaremos esas otras grandes oportunidades como Terra, Lycos e incluso la propia Tuenti… En definitiva, historias que nos demuestran que en Telefónica son expertos en aprovechar oportunidades de mercado en esto “del interné”.